Perseguir a las brujas era admitir que la magia existe.

Somos como la luna y el mar, cíclicos; con momentos luz y de oscuridad, moviéndonos como las olas, mostrando una parte de lo que somos y descubriendo la otra, porque está en la profundidad.

Pide un deseo, la magia existe. Feliz solsticio de invierno.

¡Compártelo!