Durante la jornada La filología de las mujeres, celebrada en la Facultat de Filologia, Traducció i Comunicació de la Universitat de València, hablamos sobre Marie Catherine Jumel-Barneville (1651-1705), conocida como Mdm. d’Aulnoy, de quien se tiene documentado el primer cuento de hadas; se titula “La isla de la felicidad” y apareció inserto dentro de su novela Histoire d’Hippolyte, Comte de Douglas, 1690. De hecho, el cuento de hadas surgió como juego de salón entre las élites cortesanas francesas de finales del siglo XVII, y acabó configurándose como un nuevo género literario. Además, en sus inicios, el ochenta por ciento de la producción estuvo a cargo de escritoras, las salonnières y conteusses, mujeres cultísimas que escribieron textos tremendamente interesantes y, en general, en defensa de la mujer.

En definitiva, mi intención fue, por un lado, dar a conocer a Madame d’Aulnoy, la iniciadora del género de cuento de hadas, atribuido popularmente a Charles Perrault; y, por otro, demostrar que el problema no está en las princesas o en los cuentos feéricos, sino en que solamente nos han llegado los escritos al servicio del patriarcado. Además, demostrar que el cuento de hadas fue adoptado por las salonnières y las conteusses para defenderse de los ataques contra la libertad de la mujer y difundir que, en general, ellas sentaron las bases del nuevo género literario. Y lo peor, si el cuento de hadas se desarrolló, en parte, para defender la libertad y la dignidad de la mujer, se convirtió en un elemento socializador y culturalizador en defensa del patriarcado.

La jornada se celebró el 23 d’abril del 2018 en la Facultat de Filologia, Traducció i Comunicació de la Universitat de València.

¡Compártelo!