Blanca y Elisa en Massalcoreig

Blanca y Elisa en Massalcoreig

El pequeño pueblo de Massalcoreig huele a pan recién horneado; así empezaba, hace años, una entrada que escribí tras una estancia de dos o tres días en aquel precioso lugar. Y es que mis lazos con Massalcoreig vienen de lejos. Allí vive Antònia, una gran amiga y persona; nos conocimos en la UNED, las dos estudiábamos filología española y, una vez al mes, nos encontrábamos en Cervera para las tutorías de literatura. Y toda esa cultura y literatura que nos dio la universidad, Antònia la ha llevado a su pueblo en forma de club de lectura. Pero es que Antònia, además, es la propietaria del supermercado y su familia es la que provee de pan y de dulces no solo al pueblo, sino también a los alrededores. Y es que la familia Ambrosio no solo los abastece de alimentos, de pan y de repostería a tantas familias; Antònia, además, abastece Massalcoreig de cultura, porque fue ella quien creó el club de lectura. Es una agitadora cultural, diríamos. Y hace unos días, estuve allí para la presentación de Blanca y Elisa; qué maravilla fue volver a ese pequeño lugar que huele a pan recién horneado, a frutales, a sonrisas y a la gente bonita que tan bien me acogió. Con qué ganas preguntaban, hablaban, participaban… Sin lugar a dudas, es un club de lectura de lo más animado y divertido, y eso lo da el pueblo con la gente que se conoce, que se ayuda, que convive… y con su directora, la gran Antònia. Y, además de todo esto, mi sorpresa fue máxima cuando recibí, de la mano de Roser, un retrato de mí pintado a acuarela. Solo tengo palabras de agradecimiento por esta gran experiencia. Y ya lo dije entonces y lo repito ahora: me fui como siempre, con ganas de volver.

Porque volver a Massalcoreig es como volver a casa. Gracias a l’Ajuntament de Massalcoreig, a l’Associació de dones y a todas las participantes por esta gran acogida. ¡Hasta pronto!

¡Compártelo!
Blanca y Elisa, Sant Jordi 2022

Blanca y Elisa, Sant Jordi 2022

Afortunadamente, el tiempo nos ha dado pequeñas treguas entre ventisca y tormenta para poder encontrarnos, vernos y abrazarnos. Gracias a todos los que me habéis acompañado durante este día, incluso desde la distancia.

Además, os dejo un regalo que Pagès Editors ha preparado para recordar este día, una galería de fotos con algunos de sus autores firmando ejemplares (¡también salgo yo!). Espero que os guste.

¡Feliz Sant Jordi!

¡Compártelo!
Desayuno con Blanca y Elisa

Desayuno con Blanca y Elisa

Hace días, uno de mis lectores me abrió por privado y me dijo que se había leído Blanca y Elisa y, además, me hacía un montón de preguntas interesantes. Así que le propuse, para poder responderle con tranquilidad, ir a tomar un café o desayunar juntos en algún lugar bonito. Nos encontramos ayer y, casi al despedirnos, confesó que había aceptado el reto de desayunar con una escritora porque «quería saber qué tiene un escritor en la cabeza para desarrollar todas esas historias». Vamos, que me reí un montón y agradecí su sinceridad.

Repetiremos porque quedaron cantidad de temas pendientes; ya sabéis, cuando la respuesta a una pregunta se solapa con más preguntas y acabas saltando de un tema a otro, parece que nunca se llega al final. Gracias por ese fantástico desayuno. ¡Y deseando volver!

¡Compártelo!