De cómo Aurora y Sirenita rescataron a Blancanieves

De cómo Aurora y Sirenita rescataron a Blancanieves

(Equipo infantil de 6 a 9 años):

Había una vez dos pueblos: uno era el reinado de Blancanieves, el otro, el de la Bella Durmiente. Y estaban separados por un lago enorme donde vivía la Sirenita, pero también unos monstruos peligrosísimos. Este es un cuento diferente porque las princesas eran todas amigas.

Resulta que un día, la Sirenita escuchó que Maléfica estaba tramando un plan para matar a Blancanieves, que quería dejarla en el bosque o darle una manzana envenenada. Le tenía envidia porque era buena y guapa. Entonces, la Sirenita partió rápido hacia el castillo de Aurora, la Bella Durmiente, para explicárselo todo y, juntas, llamaron a Cenicienta y a Rapunzel. Las cuatro amigas pensaron en cómo podrían librarse de la madrastra Maléfica y se les ocurrió un plan: Cenicienta llamó a su mascota, que era el dragón de San Jorge, y juntas se fueron volando hasta el castillo de Blancanieves, porque atravesarlo en barco era muy peligroso por los monstruos. Cuando llegaron a casa de Blancanieves, Maléfica estaba a punto de obligarle a comer la manzana. Pero Rapunzel enrolló su enorme trenza alrededor de la madrastra y la inmovilizó, y la Sirenita le dio un coletazo tan fuerte en la mano que sujetaba la manzana, que se la hizo tragar de golpe.

Maléfica cayó en un profundo sueño y nadie quiso despertarla jamás, por mala. Hasta que un día, a alguien se le ocurrió ponerla al sol para que se deshiciera hasta desaparecer. No quedó nada de ella. Maléfica dejó de existir. Y las princesas continuaron siendo amigas y ayudándose unas a otras.

Entradas relacionadas: 

Blancanieves y Aurora… ¿amigas?

La Bella Durmiente que no quería dormir, en Martorelles

 

Gracias, Biblioteca Montserrat Roig de Martorelles!

http://bibliotecamartorelles.blogspot.com/

 

¡Compártelo!
Blancanieves y Aurora… ¿amigas?

Blancanieves y Aurora… ¿amigas?

CUENTO DE BLANCANIEVES-BELLA DURMIENTE (equipo de adultos):

En la escuela de princesas, Blancanieves y la Bella Durmiente se hicieron amigas. Durante el verano de esta historia, Blancanieves vivía en casa de los enanitos e invitó a la bella Aurora a pasar juntas unos días.

A las dos amigas les encantaba jugar a los disfraces, y decidieron intercambiarse los vestidos. Blancanieves contemplaba a Aurora y, en el fondo, le tenía envidia. Y no porque el vestido le quedase mejor que a ella y porque fuese rubia y tuviese todos los encantos del mundo. Sino porque Aurora le había robado el novio en el instituto y, mientras ella había tenido que huir de casa por culpa de su madrastra, Aurora se divertía con su churri. Así, con los trajes intercambiados, fue cuando llegó una vieja con un cestito lleno de manzanas dulces. Blancanieves pensó en gastarle una broma a su amiga y le dijo: “Abre tú y cómete la manzana, dile que eres yo, la que vive con los siete enanitos. Cada semana hay quien viene a conocer a la pobre Blancanieves que tuvo que huir por culpa de su madrastra, y solo hacen que traerme regalos”. Así que Aurora cogió la manzana y la mordió. Y la madrastra se deshizo de felicidad creyendo que se había librado de su hijastra cuando la joven cayó dormida.

Y Blancanieves pudo librarse por fin de su madrastra, y también de la repipi y presumida Aurora, y de los enanos machistas, brutos y zafios que la tenían hasta la coronilla. Y ahora disfruta en un resort del Caribe, de la herencia de la Bella Durmiente y de una vida loca.

Y QUÉ PASO CON EL RESTO DE PERSONAJES…

Que el príncipe no llegó a tiempo de besar a la supuesta Blancanieves porque venía en tren, y ahí sigue esperando, en el andén.

Que la madrastra se quedó sin espejo cuando lo rompió en un ataque de ira, porque el espejo seguida diciendo que la más bella era Blancanieves. Pero estaba muerta, ¿no? O eso creía ella.

Que los enanos se quedaron sin criada y ahora se fastidian y tienen que limpiar, lavar y hacerse la comida ellos solos.

Y, mientras, la Bella Durmiente está abandonada en el bosque, en su cripta, cubierta de maleza y hierbas, esperando y esperando a que alguien la encuentre y la despierte.

FIN

Entradas relacionadas:

https://paulacolobrans.com/actividades/la-bella-durmiente-que-no-queria-dormir-2/

Gracias, Biblioteca Montserrat Roig de Martorelles!

http://bibliotecamartorelles.blogspot.com/

¡Compártelo!
La Bella Durmiente que no quería dormir, en Martorelles

La Bella Durmiente que no quería dormir, en Martorelles

En el taller familiar de “La Bella dorment que no volia dormir” que impartí en la Biblioteca Montserrat Roig de Martorelles (Barcelona), trabajamos la sororidad femenina a través de los cuentos de hadas. Les propuse que  las princesas se ayudasen entre ellas salvándose unas a otras. El equipo infantil lo hizo de miedo, pero el de padres fue bastante díscolo y acabamos riendo muchísimo.

Si queréis leer una muestra de sus trabajos:

a) Equipo infantil (de 6 a 9 años)…

b) Equipo de adultos…

Gracias, Biblioteca Montserrat Roig de Martorelles!

http://bibliotecamartorelles.blogspot.com/

¡Compártelo!